¿Cuál es el rol del líder coach?

En noviembre del año pasado el mundo se enteraba de la aparición de un virus, el Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2, SARS-Cov-2 (Lau et al., 2020), en la ciudad china de Wuhan. Lo que en un inicio parecía un hecho aislado que pronto pasaría, se extendió por el mundo por lo que la OMS declaró estado de pandemia el 11 de marzo del presente año, su presencia sigue golpeando las bases de la civilización que hemos creado. Hasta el 12 de septiembre del presente año se reportaron a nivel mundial más de 28.8 millones de personas infectadas en todo el mundo y la hasta la misma fecha la cantidad de muertes reportadas asciende a 921,000 personas.  En nuestro país, en el mismo periodo, se reportaron un total de 723,000 casos infectados y 30,593 muertes.

 

Las perspectivas económicas presentadas por Alicia Bárcena (2020), Secretaria Ejecutiva de la CEPAL (Contracción de la actividad económica de la región se profundiza a causa de la pandemia: caerá -9,1% en 2020 | Comunicado de prensa | Comisión Económica para América Latina y el Caribe, s. f.):


“la crisis del COVID-19 pasará a la historia como una de las peores que el mundo ha vivido…la enfermedad pone en riesgo un bien público global esencial, la salud humana, e impactará a una ya debilitada economía mundial y la afectará tanto por el lado de la oferta como de la demanda, ya sea a través de la interrupción de las cadenas de producción -que golpeará severamente al comercio mundial- como a través de la pérdida de ingresos y de ganancias debido a un alza del desempleo y mayores dificultades para cumplir con las obligaciones de deuda.”


En el Perú las cosas no son tan diferentes, es más, según los expertos será una de las peores a nivel mundial y se prolongará hasta finales del año. Por ejemplo, el Banco Mundial proyectó que el decrecimiento del PBI será de -4.7%, la caída más grande de nuestra historia. En cuanto al empleo, el INEI afirma que el 25% de la PEA, lo que significa 1 millón 216 mil 600 personas perdieron su empleo solo entre febrero y abril del presente año. Por si fuera poco, además de las consecuencias de la COVID-19 en la salud pública y el estado de recesión económica, se suman de forma entusiasta los políticos, quienes lanzaron medidas populistas para asaltar el fisco y hace menos de quince días un golpe de estado de ocho partidos que tienen representación en el congreso, haciendo uso incorrecto del artículo 113 de la constitución; aunque parezca increíble se suma a lo anterior el apoyo tácito del Tribunal Constitucional, quienes incumplen su función fundamental de interpretar la constitución.

 

¿Qué se espera de los líderes?

 

¿Cuál es el rol del líder coach?
Sobre el líder y sus características en abstracto hablan la mayoría de motivadores y personas interesadas en el tema, pero en un escenario como el actual con pandemia, crisis económica, corrupción y una cultura de informalidad en todo nivel pone a prueba las competencias que deben tener los líderes y merece una reflexión seria y crítica.


Una definición que sintetiza lo que es el liderazgo es la siguiente (Hogg et al., 2012):


“Leadership is a ubiquitous feature of the human condition. It sets agendas and goals, defines who we are and how we should conduct ourselves, and motivates and organises us to do both great and terrible things. Leadership can dramatically transform our lives—leading us into war, fundamentalism, recession, economic recovery, technological revolution, and so forth”

 

En términos amplios al liderazgo en hombres y mujeres se le ve como una capacidad para influir en la ejecución de acciones que consigan objetivos dentro de los límites de la conducta ética; entre las características amplias del líder se destacan:


1. Visión estratégica basada en la información para planificar y establecer metas y objetivos.
2. Inteligencia emocional para establecer comunicaciones asertivas y la dirección de personas diversas.
3. Consciencia de sus fortalezas y debilidades para su crecimiento personal y el de su equipo.
4. Humildad para el aprendizaje continuo, la innovación y el logro de metas.

5. Conducta ética y responsable socialmente ante los problemas y desafíos de la actualidad.

 

¿Qué se espera de los coaches?

 

¿Cuál es el rol del líder coach?
El coaching es una disciplina derivada de las disciplinas sociales, especialmente de la psicología; su foco de trabajo es el individuo, esta característica no debe entenderse como el individuo aislado de su contexto, eso sería un reduccionismo inaceptable (coaching light) para quienes estudian la naturaleza humana, cuyos problemas son per se complejos.

 

En la técnica del coaching:


“…el coach tiene que desarrollar habilidades en los coachee para que pue-dan diagnosticar, evaluar y corregir problemas de comportamiento y de desempeño, sin dejar de lado el establecimiento de una actitud y conducta proactiva y positiva, fomentar relaciones labores productivas y relaciones afectivas entre todos los miembros de la organización.” (Useche, s. f.)

 

Las certificadoras internacionales han establecido una lista de competencias que deben evidenciar los coaches o quienes se precien de serlo, estas son:


1. Cumplir de forma estricta el código deontológico y los estándares de la certificadora.

2. Firmar un contrato y guardar la confidencialidad con su cliente.
3. Establecer un clima de confianza con el cliente.
4. Concentrarse en la sesión y estar comprometido en la conversación.

5. No juzgar ni dar consejo.
6. Realizar preguntas poderosas y trabajar la toma de consciencia.
7. Ayudar al cliente a definir su objetivo de trabajo.
8. Ayudar al cliente a construir acciones, planificar y establecer metas.
9. Realizar seguimiento del proceso mediante indicadores de avance.
10. Finalizar el proceso sin generar dependencia.


En un intento de resumir las competencias del coach, se puede decir que es una persona informada sobre la naturaleza humana, que delimita con claridad sus posibilidades ante problemas que sobrepasan sus competencias, que los puntos anteriores le permiten asumir un rol de facilitador del cambio usando las técnicas precisas que intentan gestionar y medir los avances de este proceso.

 

Una propuesta del rol del líder-coach

 

¿Cuál es el rol del líder coach?

 

Basado en lo descrito líneas arriba se puede afirmar que el liderazgo lleva implícitas las características del coaching y el líder coach debe alinearse a seis principios para un trabajo efectivo de cambio (Yarborough, 2018):


1. Create a safe and challenging environment.
2. Work with the coachee’s agenda.
3. Facilitate and collaborate.
4. Advocate self-awareness.
5. Promote sustainable learning from experience.
6. Model what you coach.

 

Los desafíos originados por la pandemia para el país, las organizaciones y los propios individuos son únicos y casi no hay experiencias previas que guíen cómo enfrentarlos con éxito; este escenario seleccionará a los verdaderos líderes y pondrá a prueba sus competencias, las cuales deben potenciarse con las herramientas del coaching si se quiere alcanzar un nivel de liderazgo efectivo.

 

La Universidad Continental tiene el Programa de Certificación Coaching profesional por la AICM, una importante acreditadora Europea de Coaching, que permite a sus estudiantes acreditarse internacionalmente como coaches profesionales. ¿Deseas convertirte en coach profesional? Para mayor información del programa ingresa aquí.

Programa de Certificación en Coaching Profesional

 

suscribete-continental-final

Suscríbete

Recibe nuestro contenido registrándote con tu email y mantente informado con los artículos más relevantes de la semana.

 

Al enviar sus datos, usted acepta haber leído los términos y condiciones de la Política de Privacidad