Estos son los retos de Pro-Inversión a través de las Alianzas Público- Privadas

EPG Universidad Continental
Por: EPG Universidad Continental
Universidad Continental

Con una brecha nacional en infraestructura que alcanza los US$ 159 mil millones, las Alianzas Público – Privadas (APP) se posicionan como una de las herramientas más importantes del Estado peruano para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. Ante ello, la tarea de Pro-Inversión, como canalizador de la inversión privada, se rige a un plan estratégico para lograr los retos pendientes del país.

Gustavo Ibargüen Chávarri, director del Portafolio de Proyectos de Pro Inversión, explica que la tarea de su institución no solo consiste en generar las condiciones para la unión de esfuerzos entre públicos y privados, sino también que estos esfuerzos tengan gran impacto social y se realicen a nivel descentralizado.

 

 

 

Inversión descentralizada

Durante el Seminario sobre inversión privada en infraestructura y servicios públicos, organizado por la Universidad Continental, Gustavo Ibargüen detalló que Pro-Inversión evalúa no solamente a los beneficiados de aquellos proyectos de inversión centrados en Lima, sino que también se evalúan la cantidad de proyectos que se ejecutan en las regiones del país.

Inversión descentralizada

“Por ejemplo, para el próximo año tenemos el trayecto del ferrocarril Huancayo – Huancavelica, conocido como el Tren Macho, que va a beneficiar a mucha población. Es un proyecto que tiene 90 años en funcionamiento, lo que se va a hacer es rehabilitación y mejoramiento de la vía. Aparte, tenemos Obras por Impuestos, que son proyectos y montos de inversión más pequeños, pero definitivamente con alto impacto en rentabilidad social”, comentó el representante de Pro-Inversión.

Megaproyectos de impacto social

Erróneamente se ha creído que un megaproyecto de inversión es aquel que destinará miles de millones de dólares por parte de la inversión privada. Para Gustavo Ibargüen, megaproyecto es aquel que tiene un gran impacto en el bienestar de la sociedad sin importar el monto de inversión. Si bien una gran carretera interurbana demanda un alto nivel de inversión, es el beneficio social el que determina su gran envergadura.

Megaproyectos de impacto social

“Nosotros no hablamos de megaproyecto por ese tipo de inversiones, sino por el gran impacto social que pueda tener. Tenemos megaproyectos en el sector salud que esperamos podamos sacar adelante, que son uno en Piura y el otro en Chimbote, que también son reconocidos para nosotros por el gran impacto social que puedan tener”, comentó Gustavo Ibargüen.

Para este caso será EsSalud quien promueva una iniciativa estatal cofinanciada para la construcción y operación de dos nuevos centros hospitalarios de alta complejidad por un total de US$ 254 millones. Estos proyectos serán ejecutados en Piura y Chimbote y se estima que serán adjudicados en el segundo semestre del 2019.

La infraestructura en transporte, el gran reto regional

De la brecha en infraestructura, la brecha de transportes es la más grande y representa el 36% del total. Por ello, la construcción de carreteras, puertos y aeropuertos es el gran reto del Estado para brindar accesibilidad, conectividad y crecimiento económico a las regiones. En ese sentido, Gustavo Ibargüen señaló que Pro-Inversión viene trabajando junto al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) en un Plan Nacional de Infraestructura en Transportes.

La infraestructura en transporte, el gran reto regional

“Estamos trabajando en un plan que pueda generar conectividad no solo en el corto plazo, sino en el mediano y largo plazo. El Plan Nacional de Infraestructura en Transporte es un componente inicial en todo proceso para cierre de brechas en infraestructura. Este plan lo está llevando el MTC y es parte de los próximos encargos que se pasarán para las siguientes etapas a Pro-Inversión”, señaló el director del Portafolio de Proyectos de Pro Inversión.

Para este año, Pro-Inversión fijó la meta de adjudicar proyectos hasta por US$ 4.500 millones. Hasta el momento, los más importantes han sido el proyecto minero Michiquillay, que fue adjudicado a Southern Cooper, y el Terminal Portuario de Salaverry, adjudicado al Consorcio Tramarsa. Sin embargo, Gustavo Ibargüen señala que aún se adjudicarán más iniciativas en lo que resta del año.

“Para los siguientes meses tenemos proyectos como la masificación del gas natural en el sur. Son 7 regiones las que se verán beneficiadas con una inversión estimada US$ 250 millones. Tenemos también planeado adjudicar el último proyecto de la red de bandas anchas con una inversión estimada de US$ 300 millones. Tenemos proyectos en el sector electricidad y salud con los que cerraríamos el año con las inversiones planeadas, ejecutadas y previstas”, comentó el representante de Pro-Inversión.

Si te interesó este artículo y deseas conocer más sobre las Alianzas Público-Privadas, su importancia y su impacto social, te invitamos a contactarte con nuestros asesores de la Maestría en Gerencia Pública 

Quiero más información

suscribete-continental-final

Suscríbete

Recibe nuestro contenido registrándote con tu email y mantente informado con los artículos más relevantes de la semana.

 

Al enviar sus datos, usted acepta haber leído los términos y condiciones de la Política de Privacidad