Cómo la nueva gestión del rendimiento mejora el desempeño de los servidores públicos

EPG Universidad Continental
Por: EPG Universidad Continental
Universidad Continental

Seguramente has escuchado sobre la gestión del rendimiento, se trata del proceso estratégico que busca estimular el buen desempeño de los servidores públicos mientras se incentiva su compromiso con las instituciones.

La gestión del rendimiento está basada en el reconocimiento de los aportes de los empleados a los objetivos y metas institucionales, y suele contar con el apoyo de sistemas informáticos de monitoreo de la gestión. Podemos rastrear su origen en las herramientas del tipo Business Intelligence (BI).

Actualmente, la gestión del rendimiento es uno de los siete subsistemas que componen el Sistema Administrativo de Recursos Humanos del sector público del Perú. Una de sus principales funciones, luego de la evaluación del empleado, es la identificación concreta de las necesidades de capacitación que requiere cada uno de acuerdo al puesto que ocupa. A continuación, descubriremos cuatro mejoras que la Gestión del Rendimiento aporta a la administración pública:

 

  1. Retroalimentación

A través de un sistema de monitoreo y evaluación efectiva como la gestión por rendimiento, los empleados pueden obtener una retroalimentación concreta sobre su desempeño basado en indicadores cuantitativos, independiente de subjetividades o simpatías.

La retroalimentación es un proceso muy importante para la mejora del desempeño del empleado. A través de ella, se puede observar objetivamente aciertos, fallas y oportunidades de mejora, así como entender qué se espera del servidor público dentro de su departamento. Comunicar las expectativas de desempeño es clave para lograr resultados óptimos.

gestion_rendimiento_universidad_continental_373222177.jpg

  1. Orientación y mejora de las capacidades

Gracias a la gestión del rendimiento, los gerentes y jefes de área pueden conocer mejor las capacidades de cada miembro del equipo y orientarlos hacia los objetivos específicos que estén preparados para cumplir. Entender en qué área es mejor cada uno o en dónde están sus debilidades, le permitirá ubicarlos en roles adecuados según sus destrezas.

 gestion_rendimiento_universidad_continental_538121884.jpg

  1. Capacitaciones adaptadas y útiles

Así mismo, los funcionarios públicos con deseos de mejora invertirán en capacitación para agregar valor a su desempeño. Las instituciones pueden acompañarlos en este proceso, propiciando cursos, talleres, workshops e incluso programas de largo aliento de educación a distancia para sus empleados.

Al conocer en detalle cómo ha sido el desempeño y cuáles son las oportunidades de mejora, están dadas las condiciones para incentivarlos a actualizar sus conocimientos, proveyéndole capacitaciones realmente útiles para su crecimiento y adaptadas a sus necesidades de mejora.

 gestion_rendimiento_universidad_continental_524844538.jpg

  1. Progresar en la carrera

Todo lo anterior redunda en un progreso significativo para la carrera del funcionario público, incrementa sus oportunidades de ascenso y tiene un impacto positivo en la efectividad de la gestión estatal, lo cual también se ve reflejado en los resultados que se ofrecen a los ciudadanos.

 

En definitiva, la gestión del rendimiento significa un avance en las metodologías usadas dentro de la gestión pública para manejar efectivamente sus procesos y medir el progreso tanto de los proyectos como del personal que los ejecuta. Si te interesa seguir especializandote en el mundo de la gestión pública, puedes empezar conociendo nuestros programas aquí.

que programa de gestión pública estudiar

suscribete-continental-final

Suscríbete

Recibe nuestro contenido registrándote con tu email y mantente informado con los artículos más relevantes de la semana.

 

Al enviar sus datos, usted acepta haber leído los términos y condiciones de la Política de Privacidad