Una reforma educativa para el Perú

Maria Isabel León
Por: Maria Isabel León
Directora del Área de Educación

En la década de los ochenta, la tendencia de la reforma educativa en América Latina –y por ende en el Perú– estaba centrada en la ampliación de la cobertura educativa. En la década de los noventa, se centraba en la mejora de la calidad y equidad. En pleno siglo XXI, todavía se habla de equidad y calidad, pero, además, de descentralización pedagógica y autonomía de los centros educativos como eje principal. Pero, ¿cuáles son las reformas que verdaderamente necesita la educación en el Perú? 

 

¿Qué necesita el Perú?


La columna vertebral de todo proceso de reforma debería constituirlo la autonomía escolar y una eficiente participación de los maestros y padres de familia en este proceso, representados en el “Consejo Educativo Institucional”. Como consecuencia, los contenidos y metodologías de la educación y la enseñanza no deberían ser controlados por el Estado, sino que deberían depender de cada Institución educativa en particular, con el apoyo del “Proyecto Educativo Institucional”, documento de gestión que cada centro debe generar, de acuerdo con la Ley General de Educación.

Reforma-educativa-4
Es necesario modernizar el sistema educativo en su conjunto, imprimiéndole una dinámica más ágil y efectiva al funcionamiento de los centros educativos, descentralizando la burocracia y permitiendo la transformación de las escuelas en verdaderas y eficientes unidades de aprendizaje. También, se debe otorgar mayor autonomía a los directores a fin de que puedan contratar, evaluar e incentivar –de acuerdo al desempeño– a los docentes a su cargo, con la participación de los padres de familia. Si hay malos resultados es, en parte, porque las escuelas y los profesores no han sabido aplicar de manera correcta aquello que tenían obligación de aplicar.

El Ministerio de Educación, como entidad formuladora de lineamientos generales, debe supervisar la calidad, permitiendo que cada escuela actúe como un verdadero agente de cambio. La calidad de la educación implica contemplar las características de los elementos que integran el sistema educativo: estudiantes, instalaciones, equipamiento, material; así como los contenidos básicos de los programas y tecnología educativa. Es necesario desburocratizar la educación y permitir la real participación de todos los actores involucrados en el proceso, pues solo así, se resolverán los deficientes resultados de la educación en el Perú.

Reforma-educativa-3

Una mirada a los resultados


La última medición de logros educativos efectuada por el Ministerio de Educación a 800 mil estudiantes de 21 mil escuelas públicas y privadas a nivel nacional en las áreas de ciencia, tecnología, matemática y lectura se produjo en el año 2019. Las regiones con mejores resultados fueron Tacna, Moquegua y Arequipa que siguen liderando, tras cuatro años, los mejores logros en todos los niveles de aprendizaje.

 

En general, los resultados publicados, señalan claramente un mayor logro en las escuelas privadas frente a las públicas, tal como ocurre en segundo grado de primaria en la competencia de lectura, donde la escuela estatal obtiene un 33,5% de resultado satisfactorio frente a un 47% de la escuela privada; en cuarto grado, la escuela privada supera en 38,1% a la escuela pública que registra 32,4% en matemáticas y 45,5% en lectura en el sector privado versus 30,1% en la escuela pública; en ciencia y tecnología para segundo grado el sector privado registra 17,2% de logro satisfactorio frente al 7,3% de la escuela pública; en segundo de secundaria, en matemática el porcentaje de índice satisfactorio de la escuela privada es 30% frente al 13,7% de la escuela pública; y en lectura no es diferente, el privado registra un 26,7% frente a 10,6% de la escuela pública en nivel satisfactorio de logro de competencias.

Por esto nos preguntamos: ¿por qué una escuela privada puede ser más exitosa que una pública? Una buena razón podría ser el evidente interés de su propietario de lograr cabalmente sus fines y objetivos. Entonces, una de las principales razones del éxito de la escuela privada estaría relacionada con las “cabezas” que se encargan de conducirla y dirigirla.

Reforma-educativa-2

Los directores como pieza clave

 

Dice el refrán: “sin un buen capitán, cualquier embarcación zozobra”. Por ello, la atención del Estado no debería centrarse sola y prioritariamente en el docente como agente fundamental de cambio sujeto a las consabidas evaluaciones y capacitaciones, sino también en la persona encargada de la Dirección de la escuela pública.

En el Perú, los profesores con cargos directivos en Instituciones educativas públicas son evaluados obligatoriamente al finalizar su periodo de designación en el cargo. Quienes aprueban satisfactoriamente la evaluación de desempeño, de acuerdo con la ley, son ratificados para un nuevo periodo. Lo cierto es que los profesionales que se desempeñan en cargos de directores en el país están saturados de burocracia que deben cumplir: llenado de reportes y documentación frondosa que no les permite involucrarse de manera más directa e intensiva en sus centros educativos designados.

John Bruton, ex primer ministro irlandés, señaló hace 25 años atrás que, buena parte del éxito de la gestión educativa con la que empezó a destacar su país tuvo que ver con la autonomía ofrecida a la escuela pública, principalmente primaria y secundaria, y a las facultades otorgadas a los directores de estas para su adecuada gestión. En este contexto y aprovechando la experiencia ajena, el Perú debería impulsar, decididamente, un cambio funcional del sistema educativo que pase por brindar una mayor autonomía a la escuela pública en general, dotándola de los instrumentos necesarios para su despegue como unidad efectiva de aprendizaje, pues solo la educación nos permitirá reducir la pobreza y terminar con la desigualdad e inequidad de la que aún no podemos desprendernos en el país. Resulta por ello de vital importancia, adoptar medidas sencillas pero efectivas, que resulten fáciles de asumir por todos.

Reforma-educativa-1

Mayor autonomía para las escuelas


Una reestructuración educativa para el Perú, que privilegie la construcción de una nueva escuela pública, debería pasar por conceder una verdadera autonomía a cada escuela, de manera que ésta se convierta en una sólida unidad de aprendizaje. Un director fortalecido, con capacidad de mando y autonomía para seleccionar y evaluar a su personal docente y administrativo, para premiarlo o sancionarlo, y para manejar el presupuesto de su Institución, resultaría de vital importancia. Fortalecer a cada Institución con la guía y soporte de la Dirección Regional de Educación correspondiente, añadiendo a ello la participación de los padres de familia, junto a un sólido Proyecto Educativo Institucional que contenga una visión completa de cada institución, sincronizado con su propuesta pedagógica, de gestión y organización, así como una descripción detallada de un proyecto curricular adaptado a las necesidades específicas de cada región, podría resultar un buen aliciente para mejorar la gestión interna de nuestros alicaídos centros educativos públicos.

Fortalecer la gestión de las escuelas y formar directores escolares exitosos es una de las metas que plantea el Banco Mundial para mejorar la gestión educativa en la región. Los directores proporcionan el liderazgo educativo y administrativo que las escuelas necesitan para ser verdaderos centros de aprendizaje. El Banco Mundial viene trabajando con los ministerios de educación de distintos países de la región a fin de lograr el desarrollo de una carrera profesional para los directores utilizando herramientas adecuadas tales como selección y asignación de puestos en base a meritocracia individual, formación y evaluación de desempeño e invirtiendo grandes cantidades de dinero en el desarrollo de bienes públicos mundiales que puedan ser relevantes para el uso de los países e implementación de medidas para mejorar sus propios sistemas.

 

Desarrolla un enfoque crítico sobre las tendencias clásicas y actuales de los modelos educativos, de su planeamiento y gestión, así como de los diversos procesos de enseñanza y aprendizaje frente a un contexto global y de transformación digital. Conoce más sobre nuestra Maestría en Educación con mención en Docencia en Educación Superior.

Maestría en Educación con Mención en Docencia en Educación Superior

suscribete-continental-final

Suscríbete

Recibe nuestro contenido registrándote con tu email y mantente informado con los artículos más relevantes de la semana.

 

Al enviar sus datos, usted acepta haber leído los términos y condiciones de la Política de Privacidad.